Tag Archives: EXPORTACION

José Calzada Rovirosa, se reunió con el embajador de Corea del Sur en México, Chun Beeho, con el objetivo de fortalecer la relación de cooperación e intercambio comercial entre los dos países.

El titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), José Calzada Rovirosa, se reunió con el embajador de Corea del Sur en México, Chun Beeho, con el objetivo de fortalecer la relación de cooperación e intercambio comercial entre los dos países.

Por medio de un comunicado se informó que en el marco del próximo encuentro entre los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Corea del Sur, Park Geun-hye, (que se efectuará del 2 al 4 de abril) ambos funcionarios dieron seguimiento a los temas de la agenda bilateral del sector agroalimentario y pesquero.

Durante el encuentro, el secretario José Calzada Rovirosa y el embajador Chun Beeho revisaron avances en los memorándums de entendimiento en materia pesquera y agrologística entre ambas naciones.

En lo referente al comercio agroalimentario, México cuenta con una balanza superavitaria de 73 millones de dólares y exportaciones hacia Corea del Sur por 83 millones de dólares.

Los productos nacionales que son colocados en este mercado asiático son: carne de porcino, tequila, cerveza, mermelada, jugo y extractos vegetales, jarabe de agave, pimientos, carne de bovino, preparaciones de crustáceos y cacao, principalmente.

Entre 2010 y 2015, el promedio de exportaciones mexicanas fue de 70 millones de dólares, con una media en la balanza de 57 millones de dólares, favorable para México.

Corea del Sur representa un mercado potencial para productos mexicanos como cárnicos (bovino, porcino y ave), pesqueros, frutas, hortalizas, jugos, cerveza y bebidas.

Fuente: Con información de Radio Fórmula

Actualmente, para exportar ya no alcanza con tener un buen producto o precio, sino que se debe fabricar lo que el mercado pide y consume. Esto debido al entorno altamente competitivo existente, resultado de la globalización. Es por ello, que exportar requiere nuevos esfuerzos y decisiones por parte de las empresas.
A nivel local, las empresas para tener éxito hacen frente a elementos incontrolables de su entorno, como la competencia, cambios de gobierno, el comportamiento de los consumidores y otras variables que afectan su rentabilidad.
Cuando una empresa decide exportar, encuentra que los mercados del exterior difieren de los locales, dado que debe tratar con fuerzas de diferentes entornos (nacional e internacional), las que influyen en la vida y desarrollo de la empresa. Estos elementos lo podemos agrupar en tres grupos:
Elementos controlables son fuerzas internas que la dirección empresaria puede controlar para adaptar la organización a las fuerzas no controlables (capital, materias primas, producción, ventas, etc.)
Elementos incontrolables nacionales son las fuerzas externas sobre las que la alta dirección de la empresa carece de control directo, aunque pueda influir en ellas (fuerzas competitivas, económicas, legales, políticas tecnológicas, etc.).
El ambiente externo con sus propios elementos incontrolables extranjeros tales como las fuerzas económicas, competitivas, estructuras de distribución, geografía, fuerzas culturales, políticas y legales.
Dentro de las fuerzas no controlables, la cultura es uno de los elementos más desafiantes del mercado internacional. Ya que, el comportamiento del consumidor es reflejo de su cultura. La cultura está formada por una seria de elementos dinámicos, idioma, religión, valores y actitudes, modales y costumbres, estética, tecnología, educación e instituciones sociales. Para enfrentarlo, el empresario requiere un conocimiento, tanto objetivo como interpretativo de la cultura.
Por ello, la decisión de exportar no es solamente orientar las actividades hacia el exterior, sino que implica una planificación apoyada en herramientas de análisis estratégico, especialmente referido a la relación empresa – mercado. La estrategia debe permitir a la empresa mantener o aumentar sus ventajas competitivas en un entorno cambiante.
Además de ser una fuente adicional de generación de ingresos, la exportación permite distribuir los riesgos en diferentes mercados, ganancias de eficiencia por especialización, acceso a mejores bienes de capital e insumos, mejoras en las aptitudes gerenciales y técnicas, mayor capacidad de adaptación en los procesos, aparición de nuevos productos o mejora de los ya existentes, etc.
Fuente: eldiariodelexportador.com